Google+ Followers

domingo, 10 de enero de 2016

Feliz Aniversario

Hola mi gente.

 ¿Qué tal las Navidades? Llenas de excesos ¿verdad? No pasa nada, ya sabéis que toca jornada de autoengaño de gimnasio y comida sana durante una semana XD.
Esta entrada es para contaros que me voy en tres días. Bueno, eso y que el Blog ya tiene un año casi. Felicidades también a vosotros, y gracias por estar ahí. Me habéis animado mucho estos días y me encanta escuchar que me acompañáis un poco en esta aventura.
Me vuelvo a marchar otra vez. Es increíble lo de este mes.
Llegué hace 31 días. Cuando volvía de Taiwán entraba en Europa como un motorín.
Iba por el aeropuerto de París y no podía parar de sonreír como una tonta. En los controles los de seguridad estaban flipando en plan," esta o es una chiflada o es una terrorista ponte en guardia" (os lo juro, se miraban entre ellos como diciendo ¿de qué se ríe sin parar?), Me hicieron descalzarme, me abrieron el bolsín, me lo pasaron dos veces, y yo de risas.
En el avión a España me cambié de sitio tres veces para ver amanecer. Hablé con medio avión diciéndole "es que ahora voy a ver a mis padres" (como si le importase a la gente). Pero yo creo que todo el avión se pispó de que estaba atacada. Los azafatos (jolín con los chavales de Air France) me dieron dos cruasanes extra. Y en el aeropuerto liada, allí vino mamá corriendo y llorando la pobre y se nos fue la pinza. Vaya increíble. De película.

Y ya, ya estaba en casa.
Ya estaba en España y de repente Taiwán me sonaba a lejos.
El chino me sonaba a chino. Ya estaba aquí y ya era yo aquí otra vez.

Y me ha pasado el mes ¿por dónde? Ni idea.
He descubierto taaaantas cosas este mes y he gozado tanto que esto se haría eterno si os lo explicase.
Me he dedicado a descansar en mi cama con Duna le he puesto el pepino ese mientras comía y lloré de risa cuando la vi saltar.
Es una reacción de los gatos, que tienen miedo de los Pepinos.
He conocido a mi sobrina, porque la dejé con dos meses y ahora camina y casi habla. Nos hemos bañado juntas, y nos hemos reído y hemos bailado y ha sido tan bonito ver que esta preciosidad ya me conoce... que es de esas cosas

que me hacen sentir bien. De las que me hacen sonreír a mitad del día.
He ido a patinar con Claudia, hemos hecho galletas, la he visto jugar un partido de baloncesto y ganar. He dormido con ella y con mi abuela el primer día del 2016.
No se me ocurre una manera mejor de empezar el año.
He vuelto a Gijón y he visto el mar con esos olones en el paseo, y la gente patinaba y me entró bastante nostalgia.
He comido fabada y he bebido la mitad de la sidra de la Cuenca en este mes.
He viajado en tren y he vuelto a ver la estación de la Felguera y hacía sol y pensé, que orgullosa me siento de haber nacido aquí.


He hablado con mis amigas y he visto que se han convertido en unas mamás impresionantes y he pensado. Qué fuerte, yo de esto sería incapaz.
He abrazado a mi mejor amiga y me he respigado al olerla otra vez, como huele ella.

Y he visto a mi mejor amigo y me ha dado la alegría del año, con grandes noticias que me harán estar otra vez aquí dentro de  otro año.
Y podría seguir y seguir.
Sentir frío, sentir alguna helada, ver garzas en el Nalón, hablar con mi tía, mi otra tía, mi prima y mis sobrinas como si fuésemos adolescentes
.
He llorado al pensar que me voy
. Y he llorado por sentirme feliz de pasar el cumpleaños de mi madre aquí.
Cuantas emociones. Mas las que no cuento.

Este mes me quedó mucha gente por ver.
Pero a pesar de todo me cree mis rutinas a base de jugar con mi prima y mis sobris, a darme baños eternos a diario. A desayunar mi zumo de pomelo. A hablar con papá y mamá. A abrazarlos y darles besos. Fui a caminar con Chary mi tía . A ir de  vinos con Ani.

Me sentí en casa como si no me tuviese que marchar otra vez.

Y qué gusto descubrir otra vez todo.
Mirar es como si volvieses a nacer, pero siendo mayor y sabiendo más cosas. Es como si  pudieses descubrir cada matiz de lo que es tu gente, tu origen, tu pueblo, tu región, tu comida, tu clima, tu gata.
Es precioso.

Se vive bien aquí en casa, con tu gente y tu sangre y tu mundo.
Podéis sentiros felices, valoradlo. Os lo digo yo que lo veo desde fuera.
Tenemos suerte de ser de aquí, medio latinos, mediterráneos, con un poco de norte, un poco bocazas. Todo corazón y vida.

Y ahora tengo que irme.

Y sé que estaré genial, porque allí estoy bien. Ahora tengo amigos, y mi mini familia de Ángel, Kelly y Jorgín. Tengo mi cuevina y mi buena gente, y sobre todo, tengo muuuuuucho que hacer. Empezando por el chino que lo tengo sin tocar desde hace dos meses.
Tengo que hacer entrevistas, tengo que viajar, tengo que trabajar y tengo que seguir disfrutando de Taipéi, ahora que no hemos hecho conocidas.

Os seguiré contando cosas, os pondré al día con los vídeos y os diré de corazón que se´, y me consta, que no nos hemos visto, no he visto a casi nadie.

Pero volveré.





Por cierto la canción de aniversario es la de La Ciudad del Viento (Gijón) de Quique González, porque parece que fue escrita para mi. Me encanta.


Hay una calle que lleva tu nombre
en la ciudad del viento
Después de tanto tiempo
me harté de esperarte
y se cayó el letrero

Fin de temporada
para todos los amantes de lo ajeno
Todos los teléfonos que esperan tu llamada
están ardiendo

Soy veraneante accidental
en la ciudad del viento