Google+ Followers

martes, 19 de enero de 2016

¿Qué mejor que empezar el añín con un asturiano que lleva 50 años en Taiwán? Pues este es José Ramón. Que sabe más de Taiwán que muchos taiwaneses.

¿Cómo lleváis el 2016?
Yo ya estoy de vuelta en Taiwan. Os voy a poner al día de las liadas mil que me surgieron (no es mi culpa) desde que salí de España.
El viajecito, que dura un día, pues se me alargó otro.
En París en el avión, retraso de una hora, de dos horas...y yo había escuchado unos ruidos rarísimos en la máquina. Intentaban sacar las ruedas del avión y pa mi que se les atascaban. Y yo pensaba (a ver, montar el número en plan "yo en este avión no vuelo" es muy heavy, pero morir aquí encerrada por la tontería pues tampoco). Estaba ya pensando en qué idioma explicarlo, porque los franceses son monísimos y super pijis pero sólo hablan en francés, y a mí del "gracias, por favor, agua y encantada no me sacan". Así que me estaba planteando yo el dilema un poco atacada ya, cuando nos dijeron que nada, que todos fuera del avión que aquello se había estropeado.

TOMA.


Dos horas después (a las 4 de la mañana) nos mandaban a un hotel en el aeropuerto.
Al día siguiente a las doce estábamos otra vez en un avión parecido con el mismo número de vuelo. Que yo pensaba que era el mismo (yo decía, pero será por aviones que nos dan el que estaba estropeado hace unas horas...y oía en mi cabeza la voz de mi padre diciéndome "Charina ya te dije que no vueles con compañías chungas que vueles con Emirates"...qué sabios son los padres a veces).
Pues eso, se me juntó desde el principio un Colombiano muy majo que me decía: " tranquila, si tenemos que morir yo te protejo", y yo le contestaba, "pues como no me rompas el cuello antes de estrellarnos no sé cómo me vas a proteger colegui".

Segundo intento, retraso otra vez.
A las dos horas despegamos. Y cuál es mi sorpresa cuando estando en el aire damos la vuelta a París otra vez porque se habían equivocado con las maletas!! Y yo le escribía a los amigos de Taipei diciendo "Es Taiwan que no me quiere, están todos rezando para que no llegue a la isla" (como hubo tres tifones y terremotos grandes y el incendio este bestia y se cayó un avión el año que estuve yo, pues debieron asustarse porque  justo llegaba el día de las elecciones presidenciales, así que yo creo que debieron pedir a algún Dios de los suyos que me quedase en Europa).
Volamos y llegamos a Hong Kong.
En Hong Kong retraso otra vez y me dicen que puede que no me lleguen las maletas.
Yo, que puedo ser muuuy cansina, iba dándole la vara a tooodas las azafatas que se me cruzaban (sonrisa angelical acompañada de muchas gracias gracias, tengo un montón de cosas de mucho valor sentimental en esas maletas (un par de kilos de jamón del rico exactamente).
 Total, que llegaron las maletas, y llegué yo.
 Ya estaba aquí otra vez. Y me pasó algo raro,lo noté cambiado.Como si hubiese estado fuera más de un año.

Y aquí estaba mi Angelín esperándome con su sonrisa pilla, que por algo se llama Angelín, que se me había hecho cargo del alquiler, me había recogido la habitación y me puso al día de todas sus aventuras mensuales. Genial, me vino de lujo ver a alguien de la familia al llegar porque venía un poco tristona por irme de casa.

Desde entonces, no para de llover.
Estoy algo perdida, me ha entrado el corte ese del principio de cuando llegas que estás un poco atontada hasta que le pillas el ritmo a la ciudad, pero ya estoy del todo bien. Ya limpié y ya hice compra, ya me puse a estudiar... yyyy ahora estoy aquí con el que me alquila el piso porque no tengo presión de agua en la ducha y la que me sale es fría. Así que anoche me lavé la cabeza en el lavamanos, tengo un moratón a la altura de la nuca de darme con el grifo. También tengo una grieta en la pared que hace que entre el agua desde fuera y me moje la cama, así que duermo de lado. Como veis, la buena vida del "Rich"en casa de mis padres se me terminó, pero estoy super contenta, porque voy a ver a toda la gente de aquí y darles los regalinos que les traigo (Jamón en su mayor parte, pero chitón, que es ilegal meterlo).

Respecto a la entrevista de hoy, pues os cuento, él es un mierense maravilloso que lleva 50 años en Taiwán, llegó de chavalín y ha crecido aquí, pero sigue siendo más asturiano que yo. Hablando con él apredí muchísimo. Ahora, con las entrevistas a los españoles que llevan tanto tiempo aquí estoy caminando por "atajos" como me dice Ángel, porque aprendo cosas que llevan tiempo y que ellos me cuentan. Básicamente sobre la cultura, la personalidad, los valores, la educación y las actitudes de mis vecinos asiáticos.

Así son los taiwaneses, y así ha sido la vida de este maestro que es José Ramón Álvarez, Presidente de Honor de la Casa de España en Taiwan.

Espero que os guste.
https://www.youtube.com/watch?v=VRxBouzdSKQ


Por lo demás nada, contaros que en una semana vuelvo a la Universidad. Me voy a extresar infinito otra vez, pero hasta entonces mi Jet Lag y yo estamos disfrutando de la adaptación.
Muchos besos y abrazos y cuidaros mucho.

Duermo fatal, echo de menos a Duna. Pero se me pasará ;)







domingo, 10 de enero de 2016

Feliz Aniversario

Hola mi gente.

 ¿Qué tal las Navidades? Llenas de excesos ¿verdad? No pasa nada, ya sabéis que toca jornada de autoengaño de gimnasio y comida sana durante una semana XD.
Esta entrada es para contaros que me voy en tres días. Bueno, eso y que el Blog ya tiene un año casi. Felicidades también a vosotros, y gracias por estar ahí. Me habéis animado mucho estos días y me encanta escuchar que me acompañáis un poco en esta aventura.
Me vuelvo a marchar otra vez. Es increíble lo de este mes.
Llegué hace 31 días. Cuando volvía de Taiwán entraba en Europa como un motorín.
Iba por el aeropuerto de París y no podía parar de sonreír como una tonta. En los controles los de seguridad estaban flipando en plan," esta o es una chiflada o es una terrorista ponte en guardia" (os lo juro, se miraban entre ellos como diciendo ¿de qué se ríe sin parar?), Me hicieron descalzarme, me abrieron el bolsín, me lo pasaron dos veces, y yo de risas.
En el avión a España me cambié de sitio tres veces para ver amanecer. Hablé con medio avión diciéndole "es que ahora voy a ver a mis padres" (como si le importase a la gente). Pero yo creo que todo el avión se pispó de que estaba atacada. Los azafatos (jolín con los chavales de Air France) me dieron dos cruasanes extra. Y en el aeropuerto liada, allí vino mamá corriendo y llorando la pobre y se nos fue la pinza. Vaya increíble. De película.

Y ya, ya estaba en casa.
Ya estaba en España y de repente Taiwán me sonaba a lejos.
El chino me sonaba a chino. Ya estaba aquí y ya era yo aquí otra vez.

Y me ha pasado el mes ¿por dónde? Ni idea.
He descubierto taaaantas cosas este mes y he gozado tanto que esto se haría eterno si os lo explicase.
Me he dedicado a descansar en mi cama con Duna le he puesto el pepino ese mientras comía y lloré de risa cuando la vi saltar.
Es una reacción de los gatos, que tienen miedo de los Pepinos.
He conocido a mi sobrina, porque la dejé con dos meses y ahora camina y casi habla. Nos hemos bañado juntas, y nos hemos reído y hemos bailado y ha sido tan bonito ver que esta preciosidad ya me conoce... que es de esas cosas

que me hacen sentir bien. De las que me hacen sonreír a mitad del día.
He ido a patinar con Claudia, hemos hecho galletas, la he visto jugar un partido de baloncesto y ganar. He dormido con ella y con mi abuela el primer día del 2016.
No se me ocurre una manera mejor de empezar el año.
He vuelto a Gijón y he visto el mar con esos olones en el paseo, y la gente patinaba y me entró bastante nostalgia.
He comido fabada y he bebido la mitad de la sidra de la Cuenca en este mes.
He viajado en tren y he vuelto a ver la estación de la Felguera y hacía sol y pensé, que orgullosa me siento de haber nacido aquí.


He hablado con mis amigas y he visto que se han convertido en unas mamás impresionantes y he pensado. Qué fuerte, yo de esto sería incapaz.
He abrazado a mi mejor amiga y me he respigado al olerla otra vez, como huele ella.

Y he visto a mi mejor amigo y me ha dado la alegría del año, con grandes noticias que me harán estar otra vez aquí dentro de  otro año.
Y podría seguir y seguir.
Sentir frío, sentir alguna helada, ver garzas en el Nalón, hablar con mi tía, mi otra tía, mi prima y mis sobrinas como si fuésemos adolescentes
.
He llorado al pensar que me voy
. Y he llorado por sentirme feliz de pasar el cumpleaños de mi madre aquí.
Cuantas emociones. Mas las que no cuento.

Este mes me quedó mucha gente por ver.
Pero a pesar de todo me cree mis rutinas a base de jugar con mi prima y mis sobris, a darme baños eternos a diario. A desayunar mi zumo de pomelo. A hablar con papá y mamá. A abrazarlos y darles besos. Fui a caminar con Chary mi tía . A ir de  vinos con Ani.

Me sentí en casa como si no me tuviese que marchar otra vez.

Y qué gusto descubrir otra vez todo.
Mirar es como si volvieses a nacer, pero siendo mayor y sabiendo más cosas. Es como si  pudieses descubrir cada matiz de lo que es tu gente, tu origen, tu pueblo, tu región, tu comida, tu clima, tu gata.
Es precioso.

Se vive bien aquí en casa, con tu gente y tu sangre y tu mundo.
Podéis sentiros felices, valoradlo. Os lo digo yo que lo veo desde fuera.
Tenemos suerte de ser de aquí, medio latinos, mediterráneos, con un poco de norte, un poco bocazas. Todo corazón y vida.

Y ahora tengo que irme.

Y sé que estaré genial, porque allí estoy bien. Ahora tengo amigos, y mi mini familia de Ángel, Kelly y Jorgín. Tengo mi cuevina y mi buena gente, y sobre todo, tengo muuuuuucho que hacer. Empezando por el chino que lo tengo sin tocar desde hace dos meses.
Tengo que hacer entrevistas, tengo que viajar, tengo que trabajar y tengo que seguir disfrutando de Taipéi, ahora que no hemos hecho conocidas.

Os seguiré contando cosas, os pondré al día con los vídeos y os diré de corazón que se´, y me consta, que no nos hemos visto, no he visto a casi nadie.

Pero volveré.





Por cierto la canción de aniversario es la de La Ciudad del Viento (Gijón) de Quique González, porque parece que fue escrita para mi. Me encanta.


Hay una calle que lleva tu nombre
en la ciudad del viento
Después de tanto tiempo
me harté de esperarte
y se cayó el letrero

Fin de temporada
para todos los amantes de lo ajeno
Todos los teléfonos que esperan tu llamada
están ardiendo

Soy veraneante accidental
en la ciudad del viento